Características generales de la depresión

Resumen de la primera parte del curso de BioScience acerca de la depresión, disponible de forma gratuita en la plataforma de cursos y programas "e4you"

Características generales de la depresión

Tiempo de lectura estimado: 11 minutos


La plataforma de cursos y programas e4you ha lanzado, como parte de su catálogo de MOOCs, varios cursos de formación en neurociencia en colaboración con la Universidad de Salamanca y BioScience. Parte de ello es el curso de características, causas y abordaje de la depresión, de la mano del neurobiólogo y catedrático de Biología Celular José Ramon Alonso.

La formación es gratuita a través del registro en e4you y, una vez completado el curso, se puede solicitar un diploma de superación. A continuación se ofrece un resumen del Curso 1: Características generales de la depresión.

Introducción

La depresión o trastorno depresivo es una enfermedad muy común y de larga duración que hace que una persona se sienta triste, irritable o vacía y que se caracteriza por la falta de ánimo, la pérdida de interés por la vida cotidiana y sus placeres, los sentimientos de culpa o baja autoestima, las alteraciones en el sueño y en el apetito, la sensación de fatiga o falta de energía y los problemas para concentrarse en un objetivo determinado. La persona deprimida no tiene la misma capacidad que cuando está sana y, aunque hemos identificado algunos factores de riesgo, no está claro qué es lo que nos lleva a sufrir esta enfermedad. Las estadísticas señalan que aproximadamente una de cada seis personas sufrirá una depresión al menos una vez en su vida. 

Los pacientes deprimidos sienten que las cosas mejoran cuando saben exactamente lo que les está pasando, cuando asumen que es una enfermedad, dura y larga pero curable, cuando descubren las cosas que les ayudan y aquellas en las que no deben caer. La depresión te mina recursos, te quita el placer y la alegría, te convierte en alguien distinto a quien eres normalmente, pero ojalá saber más sobre ella ayude en ese camino de recuperación, impulse a salir de esta situación, dé esperanza a personas a las que queremos y que pasan uno de los momentos más difíciles de sus vidas. Muchas personas salen de la depresión y se curan para siempre.

Tipos de depresión

La depresión de una persona puede ser muy diferente de la de otra. Pueden diferir en su intensidad, en su duración y en la gravedad de los distintos síntomas. 

La depresión que consideramos normalmente es lo que se llama trastorno depresivo mayor (también conocido como depresión unipolar, trastorno unipolar depresivo, depresión clínica, o trastorno afectivo mayor) donde está más claro el componente biológico y se caracteriza por episodios importantes de depresión, con síntomas más graves que en el trastorno de ajuste. Los episodios del trastorno depresivo mayor duran un mínimo de dos semanas pero pueden alargarse durante meses o años y sin tratamiento suelen ser más largos y más intensos. Tras varias recaídas, pueden convertirse en permanentes (depresión crónica)

Hay otros tipos de depresión que también presentan episodios depresivos entre los que están el trastorno bipolar y la depresión perinatal. El trastorno bipolar se caracteriza por una alternancia entre episodios depresivos, episodios maníacos y episodios mixtos. El tipo más grave es el trastorno bipolar de tipo I, que normalmente requiere hospitalización en la fase de manía. Las formas más moderadas son los trastornos bipolares tipo II, que no requieren hospitalización, y la ciclotimia, que implica cambios del ánimo frecuentes y cíclicos pero mucho más suaves. El trastorno depresivo mayor y otras depresiones con episodios depresivos mayores son los tipos de depresión que mejor responden a la medicación.

Varios grupos de investigación están tratando de encontrar algunos factores presentes en la sangre que estén asociados con ciertos tipos de depresión o poderlos identificar usando escáneres cerebrales. Hay estudios previos que indican que con estas técnicas de neuroimagen ya es posible identificar a las personas que responderán más y mejor a la psicoterapia de aquellas para las cuales lo más efectivo será un tratamiento farmacológico.

Diferencias según sexo y edad

Existen algunas diferencias entre las depresiones de hombres y mujeres, empezando porque las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de estar deprimidas. En segundo lugar, las mujeres tienden a mostrar un comportamiento más ajustado a sus emociones y son mejores para describirlas cuando están deprimidas, además son más proclives a buscar ayuda. Los hombres, por su parte, reconocen peor su depresión, niegan o esconden su infelicidad, lo que hace que la enfermedad pueda pasar desapercibida hasta que alcanza un nivel serio de gravedad. Otra diferencia es que los hombres con depresión tienen una mayor probabilidad de abusar del alcohol y otras drogas. Por su parte, las mujeres tienen más probabilidad de sufrir un trastorno alimentario como consecuencia de la depresión.

En cuanto a la edad, aunque puede sufrirse en cualquier etapa, la edad media de inicio son los 32,5 años. En jóvenes, el porcentaje más alto se da en la edad universitaria, donde el 8,4% de los estudiantes universitarios a tiempo completo entre 18 y 22 años han sufrido episodios, de hecho, los estudiantes universitarios son los que han tenido el mayor porcentaje (7,4%) de pensamientos serios sobre el suicidio en el último año. En la población adulta, un 7,1% ha sufrido al menos un episodio depresivo. Como ya hemos visto, la prevalencia es mayor entre las mujeres adultas (8,7%) que en los hombres adultos (5,3%).

Aunque hay una imagen que relaciona la vejez con la depresión, parece que no es cierto. Sí es verdad que va a depender mucho de sus circunstancias vitales y en particular de la salud. El porcentaje de personas deprimidas entre los mayores que viven en su domicilio va de menos del 1% a un 5% según los estudios, pero el porcentaje sube al 11,5% en los que están en residencias asistidas y al 13,5% en los que continúan viviendo en su domicilio pero requieren cuidados sanitarios constantes.

Primeros síntomas

Aunque cada caso es diferente, hay una serie de síntomas frecuentes que sirven como alarma de entrada a una depresión:

  • Sentirse hundido, estar de forma continua triste, ansioso o con sensación de vacío. 
  • Pérdida de interés por cosas que antes gustaban.
  • Fatiga o sensación de falta de energía.
  • Cambios en el patrón del sueño y en el apetito.
  • Dolores persistentes de cabeza o estómago sin un motivo claro.
  • Propensión a llorar.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Pobre autoestima y sentimiento de culpa.
  • Pensamientos de muerte y suicidio.

Si hay varias de estas señales de depresión en ti o en alguien a quien aprecias, hay que tomarlo muy en serio y buscar ayuda. Solamente un médico, un psicólogo clínico u otro profesional sanitario puede diagnosticar una depresión y es importante ponerse en las manos de un profesional de forma inmediata. Si tú o la persona que te preocupa tiene pensamientos de suicidio o muerte, tienes que contárselo a alguien y conseguir ayuda ya, sin más consideraciones, dudas ni aplazamientos. Ya. La depresión se puede curar, pero la muerte no. Cuanto antes se empiece a actuar sobre la depresión, más efectivo será el tratamiento y menor la posibilidad de una recaída.


¿Todavía no formas parte de los cursos de e4you? El contenido es gratuito, únete a miles de personas que ya los disfrutan.